Opinión

Las mejores bandas sonoras de 2016



Las mejores bandas sonoras de 2016 para BandaSonora.Org no dejan de ser una selección propia, recopilada con un criterio absolutamente heterogéneo y expansivo más o menos ajeno a la fuerza motriz y publicitaria del mainstream de Hollywood. La música de cine más destacada del año 2016 a nivel conceptual y con entereza musical discursiva propia, proviene -a nuestro juicio- de fuentes diversas y dispersas, no solo de Estados Unidos y de producciones millonarias que reproducen por norma ejercicios clónicos de estilo impostado. Es por ello que, rescatando más adelante los títulos que merece la pena reconocer dentro de los parámetros habituales, destaquen mucho más otros trabajos que no han logrado tanta notoriedad -por pertenecer a películas menores, por el nombre desapercibido de sus compositores o por caer en cinematografías lejanas- como sin duda merecen. Las cinco mejores bandas sonoras de 2016 para BandaSonora.Org son:

1) “The Witch”, con banda sonora de Mark Korven. Crear música de terror que realmente asuste con su sola presencia es un logro al alcance de pocos. El compositor canadiense obtiene la matricula de honor con una partitura desafiante, lacerante y sugestiva, aportando a la -de por si magnífica- película un comentario incidental superlativo, cercano a Ligeti pero partiendo de un lenguaje instrumental del siglo XVII. Un prodigio de fiereza conceptual desatada que engrandece las imágenes hasta límites insospechados.

2) “The Cairo Declaration”, con banda sonora de Chad Cannon y Ye Xiaogang. El joven Chad Cannon ya había destacado con su creación para el documental “Paper Lanterns”, pero su unión al compositor chino Xe Yiaogang da por resultado la, quizás, más rica y variada banda sonora sinfónica del 2016. Un trabajo de líneas clásicas con suntuoso tema central, potente música de acción, delicados momentos intimistas y desarrollo melódico impecable. Una fusión de talentos espectacular.

3) “Spain in a Day”, con banda sonora de Alberto Iglesias. El nivel extraordinario de calidad musical en el que se mueve nuestro mejor compositor nacional, Alberto Iglesias, le permite encaramarse a los cinco principales con su deliciosa creación para el documental de Isabel Coixet sobre un día en la vida española. Y lo hace con aparente ligereza y facilidad, diseminando una belleza poética tan cercana como inasible en forma de valses y piezas de aspecto ligero, delicado o melancólico, traduciendo en música el peculiar misterio de lo cotidiano.

4) “La La Land”, con banda sonora de Justin Hurwitz. Acostumbrados a unos parámetros musicales tan estancados, en general, como la propia cinematografía que los alimenta, las propuestas americanas que se salen por la tangente, como este ejercicio de revisionismo de jazz de big band y swing contagioso, hacen que la música -supuestamente- liviana suene por contraste más emocionante y cercana que nunca. Hurwitz es un joven músico que promete mucho tras sus dos primeros trabajos destacados (“Whiplash” el otro), y además está cosechando premios sin parar con la banda sonora de “La La Land”.

5) “El Faro de las Orcas”, con banda sonora de Pascal Gaigne. Se puede ser, al mismo tiempo, una de las mejores bandas sonoras nacionales e internacionales sin ningún problema. Esta bellísima obra de Pascal Gaigne es la segunda de nuestra terna que lo demuestra con creces. El músico entrega el que quizás sea el tema central más hermoso de la música audiovisual de 2016, con exquisitas variaciones para orquesta y piano, seguido de un recorrido delicado y embriagador de polifónía instrumental y calidez lírica, salpicadas de poderosos fragmentos orquestales.

Pero reducir tan solo a cinco bandas sonoras tan extensa y variada disciplina como es la música de cine sería un acto de crueldad, y por ello destacamos también un puñado de títulos que merecen ser honorables finalistas, separados en sus dos latitudes principales de procedencia.

Desde el cine americano llegan el meritorio trabajo anual de John Williams con sus filigranas para madera en la banda sonora de “The BFG”, el disfrutable exceso pirotécnico de Marco Beltrami para “Gods of Egypt”, las locuras vocales de Andy Hull y Robert McDowell para “Swiss Army Man”, el espectáculo sinfónico-lisérgico de Michael Giacchino para “Doctor Strange”, el lirismo suave y algo repetitivo de Alexandre Desplat para “The Light Between the Oceans”, el exotismo contenido de Dario Marianelli para “Kubo and the Two Strings”, las oscuras e inextricables atmósferas de Theodore Shapiro para “The Invitation”, la violencia rítmica de Jeff Grace para “In a Valley of Violence”, la contagiosa diversión de Joby Talbot para “Sing”, el show sinfónico-instrumental de Brian Tyler para “Now You See Me 2”, la comedia de altos vuelos de Carter Burwell para “Hail Caesar!”, los fuegos artificiales de James Newton Howard para “Fantastic Beasts and Where to Find Them”, así como las voces polifónicas de “Arrival” de un Jóhann Jóhannsson a punto de entrar en la terna final.

Desde el resto del mundo civilizado encontramos aportaciones notables como las de Fernando Velázquez para “Un monstruo viene a verme” (de exquisito tema central), así como su colorista y variado trabajo para el film de animación “Ozzy”. Sin salir de las fronteras españolas Federico Jusid y su banda sonora para “Neruda”, así como otra vez Alberto Iglesias con “Julieta” merecen atención. El francés Gabriel Yared repite buenas formas con “Juste le fin de monde”, el también galo Laurent Perez del Mar ofrece cálida belleza con “La Tortue Rouge”, el alemán Alexander Cimini aporta su preciosista “Dark Waves”, el chipriota George Kallis destaca con su banda sonora para “93 Days”, el irlandés Patrick Cassidy firma su mejor trabajo en solitario con “1916 The Irish Rebellion”, el polaco Abel Korzeniowski mantiene su intensidad emocional de cuerda en “Nocturnal Animals”, el veterano ruso Eduard Artemyev continúa al pié del cañón con “Hero”, el coreano Jo Yeong-Wook entrega un hermoso aunque algo lineal trabajo para “The Handmaiden”, el británico Henry Jackman sorprende con la mezcolanza étnica e intensidad de “The Birth of a Nation”, mientras que la también inglesa Mica Levi muestra buenas formas con “Jackie”. Y el italiano Ennio Morricone no puede faltar con su hermosa banda sonora para “The Correspondence”, que también se queda a las puertas de ocupar un espacio en el podio final.

Estas son las mejores bandas sonoras de 2016 para BandaSonora.Org.

Comentarios