La banda sonora de “80 Egunean” de Pascal Gaigne mantiene los postulados del músico en el drama y apuesta con éxito por la pequeña formación orquestal para presentar ideas que se ven correspondidas por una ejecución lírica, emotiva y doliente por parte de la Orquesta Sinfónica de Budapest, exponiendo todo el saber hacer melódico de su autor. El comienzo del trabajo con “Noche de sospechas”, es una pieza agitada que rememora en parte la sonoridad almodovariana de Alberto Iglesias en su diálogo rítmico de cuerdas, pero que se desliza sutilmente hacia las formas habituales de Gaigne redondeando un comienzo arrollador. Sin más preámbulo, encontramos en la siguiente pista de precisamente mismo título que la cinta, “80 Egunean”, el momento álgido de la composición y uno de los temas más hermosos y emotivos escritos por el músico en toda su carrera, una melodía bellísima para cuerdas y piano, de enorme calado emocional y magistral desarrollo. Este excepcional tema volverá a hacer su aparición durante “En 80 Días”, elevando la categoría de la audición con su sola presencia.

Pasajes más difuminados, impresionistas casi, pero también de gran belleza como “Un puente de hojas”, “Presencia” o “La Isla”, sirven de puente emocional a los segmentos más contundentes, demostrando una inteligencia y dosificación de recursos musicales encomiable, sin perder en ningún momento la entidad de sus formas ni la linealidad narrativa de lo expuesto. Así pues, el tema inicial se recuperará con sugerentes variaciones como la pista “¿Pero que pasó?” o transmutado en vals durante “Quinteto Axun Eta Maite”, para cerrarse la selección de la cinta con el compendio de la segunda suite “Axun Eta Maite”, donde encontramos una exquisita amalgama temática en la que destaca el arpa de su inicio o el ensoñador piano que lo sigue, para retomar la evocadora melodía central que finaliza el material de la banda sonora de “80 Egunean” de Pascal Gaigne.

De modo complementario se incluyen en el disco dos trabajos previos del compositor para un corto y un documental respectivamente, que dan muestras de la versatilidad del músico y su capacidad de acercamiento a cualquier género con sobriedad y estupendos resultados. Para “Infarto con rotura de corazón” nos entrega un acelerado vals donde se alcanza un clímax frenético de abrupto final, mientras que para “¿Qué tienes debajo del sombrero?”, encontramos cuatro pasajes de nuevo con líneas rítmicas repetitivas tan del gusto de Gaigne. “Rayos X” tiene aires de tango, “¿Qué tienes debajo del sombrero” rememora la dinámica comicidad de la mejor Rachel Portman, “Psychoaraña” supone un ejercicio de suspense y terror contenido con cita a Bernard Herrmann, mientras que “Vals del sombrero” supone el cierre circular del disco, con una pieza encantadora que ejecuta las mejores formas cíclicas del músico. Todo ello material tan agradecido como convincente.

Reseña de Ignacio Garrido Muñoz.