La banda sonora de “A Ghost History”, de Daniel Hart, propone otra sólida aportación a una de las carreras más interesantes de la disciplina americana contemporánea de última generación. Hart es un compositor joven pero con gran con talento, que repite colaboración en esta cinta con el director David Lowery, para que el compuso la agradable banda sonora entre folk y sinfónica de “Pete´s Dragon” (2016) y la magnífica partitura original de “Ain´t Them Bodies Saints” (2013), cuyos protagonistas, Rooney Mara y Casey Affleck, se han convertido en los actores de cabecera del realizador, como así demuestra su repetición en “A Ghost History”. Esta nueva película conjunta es un drama que tras la apariencia del terror sobrenatural despliega un atractivo relato sobre la pérdida y el recuerdo. Un caldo de cultivo de enorme potencial para un músico creativo y sensible como Hart, que ya ha demostrado una particular brillantez en el aspecto lírico y melancólico de obras como “Tumbledown” (2015) o “Comet” (2014).

El arranque es clasicista y trágico, con un cuarteto de cuerda inicialmente desgarrador en “Whatever Hour You Woke”, que acto seguido presenta una melodía triste y afligida, muy hermosa, que se retomará de forma dulce con guitarra y violín en “The Secret in the Wall”. El tono cambia a evocador y sostenido en “Little Notes”, de una belleza difuminada e inaprensible, con ecos a Alberto Iglesias. Y de nuevo se pasa a un registro diferente en la inquietante pieza “One Door Closes”, de cariz más tétrico y amenazador, con una turbadora percusión subliminal, que se desliza hacia una etérea versión del tema inicial. Esta línea continúa en “Gentleman Caller”, más grave si cabe, introduciendo extraños efectos acústicos e inquietantes voces. El tono lánguido y elegíaco se mantiene en pistas como “Post Pie” o en la hechizante “Tesaurus Tuus”, que se alternan con pasajes sorprendentes como “Viventes Enim”, que desgrana un canto en latín para soprano y cuarteto de insondable hermosura, o “Sciunt Se Esse Mortui” con fantasmagóricos coros. Es por esta -aparentemente- inagotable capacidad de reformulación y evocación, que la banda sonora de “A Ghost History”, de Daniel Hart, sea una de las partituras más estimulantes de la música de cine de 2017. Una recomendación absoluta.

Reseña de Ignacio Garrido Muñoz.