Resulta curioso comprobar como Danny Elfman está recorriendo un camino admirable en varios aspectos de su carrera. De entrada su labor musical en las secuelas suele ser mucho más interesante que la de sus colegas de profesión, concentrados en repetir sin riesgo alguno las premisas de éxito de las partituras inaugurales. Elfman siempre ha destacado por exprimirse los sesos y subir el listón con las segundas partes en lugar de caer en la autocomplacencia, como así lo demostró en “Batman Returns” (1992) o “Spiderman 2” (2004), y ahora de nuevo en la banda sonora de “Alice Through the Looking Glass”, que amplifica y pule el material temático de su partitura para “Alice in Wonderland” (2010), ofreciendo una partitura que funciona tanto a nivel complementario como enriquecedor del universo creado previamente. Y esto nos lleva al otro aspecto destacado que se apuntaba arriba en lo relativo al recorrido profesional del compositor, que no es sino su creciente inspiración en lo relativo a ciertas composiciones con aires a sala de concierto (la generosa obertura de su relativamente reciente “Dark Shadows” (2012) resulta remarcable en estos términos), como bien pudiera ser su radiante revisitación extendida del tema central para “Alice Through the Looking Glass” con la que abre de forma arrolladora esta banda sonora en la pista “Alice”. Este memorable tema central (uno de los favoritos propios del autor) volverá a hacer acto de presencia en momentos clave como “Looking Glass”, “Hatter House” en una versión calmada y melancólica, o las trepidantes versiones de acción “Asylum Escape” y “Time is Up”.

Un punto débil del trabajo previo, y en general achaque de las creaciones en los últimos años de Elfman, fueron precisamente los pasajes de acción, rutinarios y efectistas, que ahora se renuevan con brío destacable como así demuestra su primera muestra inmediata en “Ship” cuya aparatosidad (coros incluidos) quizás exceda la gradación de intensidad inicial esperable, pero que aporta todo el músculo orquestal y toque elfmaniano en sus formas. Asimismo el motivo asociado al personaje del Sombrero Loco gana en protagonismo y sus variaciones, destacando los cortes “Hat Heartbreak” y “Hatter Deathbed” se intercalan con inteligencia entre el discurso incidental, más robusto y detallado, donde las florituras instrumentales para maderas y el mickey-mousing de firma estilística inconfundible se suceden en pasajes tan estimulantes como “Watching Time”, “The Chronosphere” o “Warning Hightopps”. La ampulosidad épica destaca en los momentos “Oceans of Time” y en el nuevo tema desarrollado en “World´s End” de una fuerza lírica arrebatadora. Momentos más tranquilos y algo menos perfilados como “Finding Family, “Truth” o “Goodbye Alice” se alternan con instantes bufos marca de la casa como “Seconds Song” y “Seconds”, hasta culminar con la expansiva recapitulación de “Story of Time”, que pone un broche estupendo a la muy recomendable banda sonora de “Alice Through the Looking Glass” de Danny Elfman.

Reseña de Ignacio Garrido Muñoz.