Aplicando las líneas maestras del género de animación la banda sonora de “Bolt” de John Powell es una obra simpática y discreta que se articula sobre un amable y sencillo tema central, “Meet Bolt”, de filiación estética inconfundible. Asimismo extiende la aparición de esta melodía a momentos pretendidamente emotivos, pero que dado su excesivo convencionalismo acaban por ser los pasajes más triviales del trabajo como “House on Wheels o “Home at Last”, quizás precisamente por no tratarse de un tema especialmente memorable. Sin embargo el grueso de la obra se afianza por sobre la vigorosidad de sus pasajes de acción, fortalecidos por esa potente y continua electrónica que el autor sabe manejar tan bien, en la línea de su creación para “Agent Cody Banks” (de evidentes similitudes temáticas infantiles), con cortes como “Scooter Chase”, “A fast train” o “Saving Mittens”, que explotan el espectáculo heroico tan habitual y disfrutable de Powell con cinéticas cuerdas y metales fanfárricos potenciando un noble y aventurero motivo de cuatro notas. Como complemento, el inevitable tono paródico con acercamiento al mickey-mousing se aborda de un modo previsible pero elegante con la cita a Gershwin en “New York” y el vals bufo de “Meet Mittens”.

Pasajes como “The Rv Park”, más juguetones y vivarachos, enraizados en el virtuoso talento melódico del autor y su juego de fraseos contrapuntísticos con los solistas, enriquecen el conjunto de la banda sonora de “Bolt”, que avanza sin fricciones respetando todas y cada una de las reglas de progresión en dramatismo e intensidad de un film infantil con sus codificadas características. Los instantes de sorpresa como “Sing-Along Rhino”, con divertida voz susurrante, son los menos frente a momentosmás o menos formulistas como “Where were you on St. Rhino´s Day?”, “A Friend in Need” o “Las Vegas”. Para acabar –como mandan los cánones– con fuegos artificiales, Powell concluye la partitura con “Rescuing Penny” y “Unbelievable Tv”, los dos cortes de acción más contundentes y emocionantes, que pese a su escasa duración refuerzan el concepto de equilibrado desarrollo temático y conceptual llevado a cabo por el músico.

Reseña de Ignacio Garrido Muñoz.