La banda sonora de “Coco”, de Michael Giacchino, es una aportación tan agradable como inocua al universo musical mexicano desde una perspectiva netamente norteamericana. Es por lo tanto culpable de simplificar y meter en el mismo saco conceptual un sinfín de referencias sonoras de la más diversa procedencia y orquestación, haciendo del crisol sonoro latino un batiburrillo colorista y poco arriesgado. Músicos de mayor profundidad y calado que Giacchino a la hora de afrontar el comentario dramático incidental de las películas con ambientación o contenido étnico y/o localista para las que crearon bandas sonoras memorables, como Alex North, Maurice Jarre o Jerry Goldsmith, iban más allá de la referencia superficial y evidente. No es un demerito que Giacchino ofrezca un producto correcto y adecuado a las necesidades emocionales de una cinta animada moderna, pero tratándose de uno de los pocos autores actuales capaces de componer partituras impregnadas de clasicismo y uso temático de melodías, así como de una construcción artesana de la propia banda sonora, el resultado de sus esfuerzos en “Coco” queda por debajo de las expectativas.

Las guitarras, castañuelas, acordeón, percusiones y demás elementos populares de la cultura musical mexicana aparecen de forma inmediata en el trabajo, haciendo de un trasunto de mickey-mousing latino la sonoridad general de la obra. Así pues pasajes festivos y animados como “He Will Shoemaker”, “Shrine and Dash” o “Newbie Skeleton Walk” (con portentoso diálogo de metales mariachis), se alternan con otros más calmados y reflexivos como “The Strum of Destiny” o “Somos Familia”, en los que se echa en falta más garra lírica dadas las posibilidades. Otros como “Adios Chicarrón”, con una hermosa guitarra solista o la optimista “One Year Later” amplifican el contenido melódico. Más destacadas son las pistas que presentan el tema central de forma exultante como “Dept. of Family Reunions” o de forma cálida y sencilla en la introducción de “Reunión familiar de Rivera”, mientras que otras centradas en la acción propulsiva como “It´s All Relative” o “The Skeleton Key to Escape”, dejan entrever el empuje enérgico de John Powell en sus aportaciones con aires hispanos a las bandas sonoras de “The Road to El Dorado” y “Knight and Day”. El relleno elaborado -pero relleno a fin de cuentas- de pasajes como “Cave Dwelling on the Past” y “Family Doubtings” (con ecos al James Horner de El Zorro), hacen que la obra no acabe de romper a volar, aunque los instantes puramente étnicos como “Plaza de la Cruz”, “Fiesta Espectacular” o sobre todo “Fiesta con de la Cruz”, y el compendio final de “Coco-Día de los Muertos Suite”, acaban por sumar bastantes enteros a la banda sonora de “Coco”, de Michael Giacchino, como para lograr convencer sin llegar a impresionar.

Reseña de Ignacio Garrido Muñoz.