La banda sonora de “El Otro Barrio” de Pascal Gaigne acompaña a la película dirigida por Salvador García Ruiz en el año 2000, con el que mantendría una interesante colaboración tanto previa con “Mensaka” (1998), como posterior en “Las Voces de la Noche” (2003) y “Castillos de Cartón” (2009). El trabajo se abre con la pista “Preludio”, un pasaje hipnótico para violín solista de concepción -como es habitual en el autor- minimalista y circular, no carente de cierta belleza desgarradora que adelanta al James Newton Howard de “The Village” (2004), obra con la que esta guardará mas de un punto de conexión aunque ambos se alimenten de Arvo Pärt. Un segundo tema hará su aparición en “Del barrio al cielo”, una melodía triste y afligida que se inicia a piano pero que se desarrolla posteriormente con viento y florituras en la cuerda deslizándose con sutilidad hacia un impresionismo cercano a Alberto Iglesias y al ambiente lírico de Yann Tiersen para “Amelie”.

En “Gloria” aparece un doliente nuevo tema para chelo y piano, donde la emotividad se desborda al desgranar una melodía sentida y de poso romántico. Variaciones sobre el tema central como “Recuerdos” o “Anibal”, momentos introspectivos, pausados y de tintes psicológicos como “Fortuna” o “Sueño Ramón”, e incluso pistas más intensas como la inquietante “Ulls Tancat” o el dramático “Querida amiga”, van dando cuerpo a la obra mientras breves instantes de misterio como “Sala lectura” o “Luna” se van introduciendo en el discurso apelando al desasosiego con brillantez y los elementos más precisos. La partitura se acerca a su conclusión con la sobrecogedora segunda parte del “Ulls Tancat” y “Final”, revisitación del tema inicial que abre y cierra la banda sonora de “El Otro Barrio” de Pascal Gaigne con un sentimiento descorazonador de liberación no alcanzada, de espiral e historia circular inconclusa y no cicatrizada. Una obra muy hermosa y recomendable.

Reseña de Ignacio Garrido Muñoz.