La banda sonora de “Fantastic Beasts and Where to Find Them”, de James Newton Howard, supone un esforzado ejercicio de continuidad estética respecto a la saga musical de Harry Potter, en la que el decano John Williams puso las bases y el resto de compositores que se fueron subiendo al carro añadieron, más o menos en función de sus capacidades, material e ideas al sustrato sonoro de la historia del niño mago. Primero -y siempre olvidado- William Ross con su mimetismo estilístico (y quizás algo más) williamsiano, luego el exceso colorista de Patrick Doyle, seguido en dos rondas por el discreto e infravalorado, pero muy atinado, Nicholas Hooper y culminando con el rico doblete final de Alexandre Desplat, probablemente el más cercano en intenciones y logros al maestro. Ahora James Newton Howard se embarca en este apéndice cinematográfico, siguiendo más la estela propia de sus últimas fantasías para el Hollywood comercial (“The Huntsman: Winter´s War”, “Malefica”, “The Last Airbender”), que las referencias ajenas de la saga Potter.

De hecho, tan solo nos ofrece un par de guiños al tema central de John Williams en los segundos iniciales la pista que abre la banda sonora, “Main Title” (y quizás en el uso de la celesta al comienzo de “Pie or Strudel, Escaping Queenie and Tina´s Place”), para desgranar acto seguido una fanfarría de familiar estética y un motivo alegre, dinámico, algo simple pero solvente, que hará las veces de principal junto a un lírico crescendo para cuerda (retomado en “Inside the Case”), y otra mención en “There are witches among us, The Bank, The Niffler”, que junto a “Tina takes Newt in, Macusa Headquarters”, prosiguen las líneas del mickey-mousing humorístico y el ambiente mágico (pizzicati, coros, florituras para maderas, pequeñas células motívicas para viento, etc…) con similitudes a la banda sonora de Howard para “Nanny McPhee and the Big Band” (2010). El misterio, convencional y atmosférico, de “Credence Hands Out Leaflets” o “In the Cells”, da paso al drama insustancial para cuerda lánguida en “Tina and Newt Trial”, que se anima en su segunda parte con algo de acción y un nuevo motivo de aires heroicos. También hace acto de presencia algo de exotismo instrumental en “The Erumpent”, seguida de la contundencia orquestal del músico durante su trepidante tramo final, así como plenamente en el ominoso y violento “The Obscurus, Rooftop Chase”.

Aires jazzísticos se deslizan en el comienzo de “Gnarlak Negotiations”, retomando el motivo aventurero para su conclusión. En “The Demiguise and the Occamy” se presenta dicho motivo desde un prisma primero acelerado y circense, luego épico en su cierre. “A Close Friend” propone una nueva melodía con coros evocadores en forma de melancólica canción de cuna, mientras que la resolución y pasaje más extenso (más de doce minutos) del trabajo, “Relieve him of his Wand, Newt releases the Thunderbird, Jacob´s Farewell”, expone un compendio temático y motívico del trabajo, incluyendo un simpático interludio para piano que se repetirá adornado en la siguiente pista. “Newt says goodbye to Tina, Jacob´s Bakery” retoma el tema de la amistad en su rendición más cálida y la recapitulación más enérgica del tema heroico llega en los “End Titles” con ritmos, percusiones y fanfarrías de firma inconfundible, haciendo de la banda sonora de “Fantastic Beasts and Where to Find Them”, de James Newton Howard, una composición agradable y variada, que sin llegar a sorprender en ningún momento, si consigue entretener agradablemente y alcanzar chispazos de emoción.

Reseña de Ignacio Garrido Muñoz.