La banda sonora de “Ferdinand”, de John Powell, recupera el sabor vitalista y colorido del músico inglés para las cintas de animación que tanto han hecho por su carrera. Powell es uno de los maestros vivos del género y su ristra de trabajos memorables en este terreno da buena prueba de lo irrefutable de la afirmación; “Happy Feet”, “Robots”, “Rio”, “How to Train Your Dragon”, “The Lorax”, “Kung Fu Panda”, “Shrek”, “Antz”, Chicken Run”, “Mars Needs Mom”, la saga “Ice Age” o la siempre olvidada y extraordinaria “Horton Hears a Who!”. Aunque si hay una banda sonora que podría ser precursora del trabajo del compositor para la libre adaptación del libro infantil “Ferdinando el Toro” de Leaf Munro, sobre el bovino pacifista que prefiere oler las flores que embestir a toreros, es sin duda “The Road to El Dorado“, que Powell firmó junto a Hans Zimmer al principio de su carrera, pero cuya señas estéticas todavía perduran hoy día. Signo indeleble de la personalidad incombustible de uno de los grandes músicos de cine modernos.

El arranque del disco con la pista “Bees and Bulls” nos sumerge inmediatamente en latitudes españolas con guitarra, tabla y palmas, ofreciendo un motivo juguetón como preludio al vivaracho tema central, festivo y optimista, que da paso a una nueva melodía más rítmica (con ecos al tema principal de “The Departed” de Howard Shore), y un acelerado y bufo nuevo motivo para completar la presentación temática. Esta se extiende con la hermosa y sencilla melodía de “Father and Son” para cuerda y guitarra, que se cierra con formas de cálido pasodoble. La acción arranca con la segunda parte de “Selection Process” y se despliega en la vibrante huida de “Finding Home”, donde estructura polifónica y empleo temático se complementan con brillantez. El optimista juego percusivo de “A New Day” da paso al dinámico “Flower Festival”, que introduce el tema central de forma radiante.

La cosa se tuerce en “There´s Been a Mistake”, con una apesadumbrada y bellísima pieza para maderas, cuerda y guitarra. “Lupe and Ferdinand” presenta un motivo jocoso para acordeón, mientras que “Lipizzaners and Ferraris” ofrece una suerte de collage anárquico de vals, scherzo y ambiente circense, que continua en la vibrante “Bull Olympics” y en la ecléctica “Sunset in the Training Yard” que llega a incluir gaitas escocesas. “Ferdinand and Nina” recupera el lirismo asociado a la familia con intervención del arpa, dando paso al tercio final con las pistas de acción “Escape from The Spa”, “Highway Chase” y “From Train Station to Arena”, recordando las dos últimas -no por casualidad- la memorable pista “Bull Run” de la reivindicable banda sonora de “Knight and Day” del propio Powell. El cierre espectacular y festivo de “Madrid Finale”, la pista más extensa (sobrepasa los 12 minutos) y elaborada, supone un auténtico tour de force donde todas las melodías alcanzan sus mejores y más emotivas versiones. Un broche de oro para la banda sonora de “Ferdinand” de John Powell, una de las más destacadas dentro de los cánones del mainstream del año 2017.

Reseña de Ignacio Garrido Muñoz.