La banda sonora de “Guardians of the Galaxy Vol. 2”, de Tyler Bates, viene a ratificar la idea de que los músicos de cine menos dados a sorprender con su habilidad, suelen desenvolverse bien en tareas en las que el camino ya está allanado. Es decir, en las secuelas. Habiendo compuesto un material temático previo y sin cambiar en exceso los parámetros de su cinta inicial de partida, cualquier músico delimitado por el éxito previo que se le presupone a un trabajo que genera una continuación, tiene un camino bastante sencillo que recorrer con los siguientes capítulos. Corregir y aumentar. O en algunos casos como el que nos ocupa, sencillamente aumentar. Así pues todo lo que funcionaba narrativamente en la banda sonora de “Guardians of the Galaxy“, vuelve a aparecer en esta segunda parte. Empezando, y a lo grande, con su fanfárrico y aventurero tema principal en “Showtime-A-Holes”, convertido en un cinético pasaje de acción en el que no tardan en sumarse unos coros apocalípticos, que tomarán el protagonismo de su inmediata continuación en “Vs the Abilisk”.

Con esta tarjeta de presentación basada en un nada discreto “cuanto más grande, mejor”, Bates se dedica a repasar su material temático con intenciones cómicas, dramáticas o épicas, aportando dos nuevas ideas puntuales, no especialmente originales. La primera es un tema lírico para cuerda y coro, “Family History”, de carácter noble y melancólico, rematado por un contenido piano. Quizás el mejor pasaje de la partitura. La segunda es un punteo para guitarra que recuerda demasiado a “Inception” de Hans Zimmer, y que surge en “I Know Who You Are”. El resto deviene en los pertinentes pasajes de acción orquestal arrolladora, más elaborados en su construcción de lo esperable (como las florituras para cuerda de “Space Chase”, o la inspirada versión heroica del tema central en “Two-Times Galaxy Savers”), que dentro de su exceso pirotécnico sin sentido de la medida -caso de pistas como “Ego”, “Gods” o “Dad”-, logran el espectáculo necesario. Todo ello convierte la banda sonora de “Guardians of the Galaxy Vol. 2”, de Tyler Bates en una remozada variación de su partitura previa, algo más pulida que aquella, pero con su mismo y escaso valor intrínseco.

Reseña de Ignacio Garrido Muñoz.