La banda sonora de “Hidden Figures”, de Hans Zimmer, Pharrell Williams y Benjamin Wallfisch, supone una muestra más de la versatilidad y amabilidad en el comentario incidental del músico alemán y sus ayudantes, impelidos a dulcificar y remarcar con luz y color el esfuerzo de las figuras ocultas en la NASA durante la incipiente carrera espacial americana. Y por este lado, el americano, se inclina la aproximación musical del trío, apelando primero a un piano intelectual (tipo James Horner y sus bandas sonoras para “Sneakers”, “Bicentennial Man” o en especial “A Beautiful Mind”) en el tema central “Katherine”, de sonoridad optimista y vital, pero también usándolo como herramienta dramática y sostenida en “Space Task Group” (continúará en “With All the Angels” o “Warning Light”). En segundo lugar se usa la voz solista afroamericana (destacada en pistas como “Sign” o “Mary and the Jungle”) para potenciar la emoción y el esfuerzo de las protagonistas así como su origen y sacrificio, recordando al Thomas Newman de “Fried Green Tomatoes” o “The War”, aunque también más lejanamente a la pista “Las Vegas”, de la banda sonora de “Rain Man” de Hans Zimmer.

Un tercera línea estética más dinámica, cercana al gospel hace acto de aprición en “Call Your Wives” o “Ladie´s March”, que retrotrae a la banda sonora de “The Precher´s Wife”, de nuevo de Zimmer. A caballo entre las dos ideas vocales tenemos las pistas “Redstone”, “Launch” y “I Like her Numbers”, con algo de los coros de “The DaVinci Code” (de Zimmer una vez más) y las ideas electrónicas habituales del compositor alemán, aportando épica minimalista in crescendo marca de la casa. Esta vertiente se amplificará en los momentos de superación y éxito como “Katherine Calculates” (con ecos a “Chevaliers de Sangreal”), la propulsiva y enérgica “Lift Off”, o el emotivo compendio final de “Hidden Figures”. Es el buen sabor de boca del acabado lo que hace que la banda sonora de “Hidden Figures” de Hans Zimmer, Pharrell Williams y Benjamin Wallfisch resulte una agradable audición, pese a no aportar nada y ser en el fondo un inocuo batiburrillo autorreferencial.

Reseña de Ignacio Garrido Muñoz.