Aducir frases hechas para justificar filias melómanas es un procedimiento un tanto burdo y socorrido, pero en ocasiones tan oportuno como cualquier otro si la sentencia final tiene validez. La recuperación de bandas sonoras como “In Country” de James Horner en su edición oficial -de momento- definitiva por parte de la casa norteamericana Intrada Records, viene que ni pintada a la frase “cualquier tiempo pasado fue mejor” en lo relativo al trabajo del compositor de “Aliens”, “Braveheart” y “Titanic”. De hecho resultaría una afirmación difícil de refutar si dijésemos que cualquier banda sonora suya de calidad elevada anterior a 1996 (“The Spitfire Grill” de ese año sería el título corolario) no fue superada jamás por Horner.

“In Country” data de 1989, un año de vino y rosas para el compositor en el que dio a luz partituras tan memorables como “Glory” o su nominada “Field of Dreams”.  Sensibilidad, lirismo cautivador y rica variedad temática eran las consignas musicales de Horner por aquellos años, términos para describir su música que hace tiempo han quedado olvidados. En cualquier caso no hace falta lamentarse sino disfrutar de bandas sonoras como la que nos ocupa. Su descripción del drama post-Vietnam que la cinta de Norman Jewison narra, ofrece un melancólico tema central con ecos castrenses (trompeta solista y percusiones) con el que abre el disco y que se visitará sin abusar del mismo periódicamente a lo largo de la creación para de este modo explotarlo con toda la fuerza dramática necesaria en el tour de force final de más de diez minutos titulado “Fallen Friends”, una de las más destacadas piezas del compositor sobre la que más adelante asentaría gran parte estructural de “Legends of the Fall”.

Otra hermosa melodía para piano y guitarra complementa a la central y momentos más oscuros con su querido shakuhachi o precisos elementos electrónicos enriquecen la intensa atmósfera de los recuerdos más trágicos, configurando un conjunto sonoro variado e interconectado de modo ejemplar. Una banda sonora magnífica que se puede disfrutar en disco tanto o más que en la película a la que pertenece.

Reseña de Ignacio Garrido Muñoz.