La última maravilla de Pixar está llamada a marcar un nuevo (otro) hito en la animación contemporánea. Y el compositor de su música original se ha visto infectado por la desbordande imaginación e inteligencia de la cinta, correspondiendo con un trabajo muy por encima al de sus últimas aportaciones al cine. La banda sonora de “Inside Out” de Michael Giacchino supone la ratificación de que su talento se despliega cuando la ocasión es propicia para ello. Aunque el sumatorio de condiciones es elevado (a saber; película de animación, director cómplice, libertad creativa, producción de lujo…), resulta reconfortante poder apreciar de vez en cuando obras tan brillantes como la que Giacchino ha llevado a cabo con “Inside Out”. Primero porque su orquestación y sonoridad bucea en la esencia misma del relato, traduciendo las ideas/emociones visuales en sonidos (los efectos cristalinos de su tema inical) y melodías únicas e intrasferibles que quedan inmediatamente asociadas al mismo. Y segundo porque la rotundidad en la construcción formal e incidental de la obra va aquí más allá de la artesanía cumplidora habitual del músico.

El disco arranca con su vitalista  y contagioso tema central en “Bundle of Joy”, una retentiva melodía que evoca aquellos dinámicos “temas de barrio” de Jerry Goldsmith (“Gremlins”, “Explorers”, “The Burbs”), nombre al que podríamos asociar en colorido e intenciones buena parte de la banda sonora de “Inside Out” en detrimento del más común John Williams del recetario giacchiniano. Este inspirado tema se retomará en pistas ágiles como “First Day of Schol” y “Team Building” o reflexivas como “Tears of Joy”. Una segunda melodía destacada hace aparición en “Nomanisone Island/National Movers”, más calmada pese a su esencia rítmica y de cariz netamente optimista, recuerda a la jovialidad de John Powell para “P.S. I Love You”. El tercer tema importante lo encontramos en “Chasing the Pink Elephant”, de aire bufonesco y desenfadado, cuya versión más circense y alocada en “Imagination Land” chisporrotea genio en la orquestación (merecido aplauso para Tim Simonec en esta labor). Las variaciones y conjugaciones de estas melodías darán lugar a lo mejor de la partitura en sus pasajes más extensos “Joy Turns to Sadness/A Growing Personality” y “The Joy of Credits”.

Pero Giacchino no se limita a jugar (magistralmente) con los temas citados, sino que crea jugosos pasajes incidentales perlados de ideas sonoras llamativas y enriquecedoras para el conjunto de la partitura, como el divertimento castrense de “Riled Up”, la acción sincopada inconfundible de “Roofball No Longer”, la anárquica polifonía instrumental de “Abstract Thought”, la fuga barroca para “We Can Still Stop Her” culminada en “Chasing Down Sadness” y el vértigo heterogéneo de “Dream a Little Nightmare” o “Rainbow Flyer”. La banda sonora de “Inside Out” de Michael Giacchino es una de las experiencias musicales más deliciosas, ricas y cuidadas en toda la carrera del músico, que supondrá -muy probablemente- un aluvión de reconocimientos y premios sin duda merecidos. Amén de convertirse por anticipado en una de las mejores bandas sonoras del año en curso.

Reseña de Ignacio Garrido Muñoz.