El tercer capítulo musical de la saga animada “Kung Fu Panda” ha seguido el mismo camino que el de la saga “The Dark Knight”, haciendo de su compositor principal y reclamo de la gran audiencia, Hans Zimmer, el único firmante (pese a la ayuda adicional de Lorne Balfe y otros) al prescindir de su acompañante en los dos capítulos previos, John Powell (al igual que en el Batman de Christopher Nolan se prescindió de la aportación de James Newton Howard). La explicación resulta sencilla si la atendemos de modo práctico: el material temático acumulado hace innecesarias mayores aportaciones y alivia el subsiguiente aumento del presupuesto en compositores con la duplicación oficial de nombres. Hans Zimmer suele compartir su crédito para hacer un favor al nombre del comparsa ocasional y vender la banda sonora a productores y audiencia, pero cuando le toca ser protagonista no le hace ninguna falta la ayuda.

Así pues la banda sonora de “Kung Fu Panda 3” de Hans Zimmer es un compendio corregido y aumentado de los dos episodios musicales anteriores, haciendo de su primera pista, “Oogway´s Legacy” una suntuosa revisión del tema central con Lang Lang al piano acompañado de chelo y orquesta. El segundo corte, “Hungry for Lunch” retoma el tema aventurero complementario más vivaracho en una acelerada versión que conjuga con el tema principal (volverá a aparecer de modo destacado en “A New Father”). Ambos construidos con base en la escala pentatónica que sugiere inmediatamente el tono oriental. La construcción de “The Power of Chi” recuerda los giros melódicos y estéticos de John Powell, mientras que “The Arrival of Kai” presenta un robusto motivo marcial adornado de orquestación étnica que atisba lejanamente a la -magnífica- partitura de Klaus Badelt para “The Promise” (también ambientada en el lejano oriente) y que se recuperará imponente, cargado de florituras, en “The Battle of Legends”.

Con este material y la facilidad de Zimmer para arrancarle dinámicas variaciones llenas de ritmo como “The Hall of Heroes”, “The Legend of Kai” o “Mei Mei´s Ribbon Dance”, el músico entrega el mejor momento de la creación alcanzando su ecuador con “The Panda Village”, un luminoso nuevo tema bañado de grandeza y lirismo donde un coro femenino se fusiona con la cuerda y posteriormente aparece una juguetona rítmica electrónica y apuntes humorísticos. Se divide entonces la creación entre pasajes de acción inconfundible como “Jaded” o “Po Belongs” y propulsivas pistas como “How to be a Panda”, colando algún momento dramático y reflexivo, como el hermoso “Portrait of Mom”. Se culmina el trabajo con la vibrante espectacularidad épica de “The Dragon Warrior”, para resumirlo temáticamente en “Passing the Torch” y cerrarlo emocionalmente en “Father and Son”, convirtiendo la banda sonora de “Kung Fu Panda 3” de Hans Zimmer en un recorrido musical tan reconocible como disfrutable.

Reseña de Ignacio Garrido Muñoz.