El compositor de origen francés afincado en España, Pascal Gaigne cuenta en su magnífica filmografía con obras tan estimulantes y personales como “Piedras”, “Silencio Roto”, “El Sol del Membrillo” o “Azul Oscuro Casi Negro”, pero si hay una obra que destaca dentro de su producción más temprana, esta es la partitura para el film de Safy Nebbou “Le cou de la girafe”, trabajo excepcional en el que Gaigne despliega todo su talento melódico y elegancia camerística, alcanzando cotas de emoción admirables. Para este realizador compuso los cortos “Bertzea” y “Lepokoa” (incluidos también aquí en las tres pistas finales del disco comentado), y la calidad que denota la composición que nos ocupa no deja lugar a dudas sobre el entendimiento entre director y músico.

La banda sonora de “Le Cou de la Girafe” de Pascal Gaigne se abre con el tema central, una melodía de aires minimalistas, en cuanto a ciertos recursos armónicos y rítmicos, para piano, cuerda y viento-madera. desarrollada con fluidez y creciente sentimiento liberador hasta configurarse en una suerte de vals con resonancias melancólicas. Pieza bellísima que el autor retomará en variaciones como las escuchadas en “Mathilde” o “Passagères” y que contrasta con el corte “Mémoires” marcadamente trágico, en el que destaca la intervención del violín solista y el contrapunto del piano, casi constante a lo largo de toda la creación. El desolador dramatismo de este tema y su continuación en “Je n´ai pas d´enfant”o durante la variación de “Le Saumon” se suman a la delicadez de “Helene” con el empleo del clarinete y la flauta a modo de punteo descriptivo que volverá a surgir en “Échos Nocturnes”.

Como complemento el disco ofrece el pasaje “Bertzea”, fascinante pieza de más de cinco minutos y medio compuesto para guitarra (interpretada por el propio compositor), txalaparta (instrumento de percusión vasco) y voz solista. Y también dos pistas de “Lepokoa”, con la memorable “L´Enfant Debout” (una de las melodías más reconocibles y populares de Gaigne) que presenta un arrollador scherzo para piano, violín y madera de una prodigiosa contundencia repetitiva, así como la de mismo título “Lepokoa” que representa el momento álgido y final del disco, con un tema de más de siete minutos de duración donde el violonchelo de Pascale Michaud y la voz de Amaia Zubiria se fusionan dando vida a un poderoso fragmento de poesía musical en el que se superponen e interactúan con un diálogo polifónico arrebatador.

La banda sonora de “Le Coude la Girafe” de Pascal Gaigne y todo el contenido musical adicional que incluye su edición discográfica suponen uno de los mejores ejemplos del enorme talento y capacidad evocadora de este gran músico.

Reseña de Ignacio Garrido Muñoz.