La banda sonora de “Moana”, de Mark Mancina, representa la discreta supervivencia artística de este magnífico autor dentro de la gran industria americana contra viento y marea. De ser el compositor de moda en las películas de acción de Holywood a mitad de los años 90 (recordemos “Speed” (1994), “Bad Boys” (1995),  “Twister” (1996) o “Con Air” (1997)), Mancina pasó a realizar trabajos para Disney como “Tarzan” (1999) o “Brother Bear” (2003), para diluirse a mitad de los 2000 en adelante, recuperándose parcialmente con “Planes” (2013) y su secuela, ambas para Disney de nuevo, que es la compañía que lo rescata para componer la música original de su nueva propuesta animada “Moana”.

El trabajo de Mancina resulta pulcro y ajustado, ofreciendo toda la gama de recursos que el género y la compañía bajo la que se desarrolla el producto exigen: plasticidad, inmediatez, colorido y espacio para las canciones. De hecho, tan bien cumple su cometido el músico con respecto a la intromisión melódica en el material cantado, que apenas esboza temáticamente uno propio, limitando su comentario incidental a cubrir el espectro esperable en la aventura maorí, con apuntes localistas en la orquestación, destacando la percusión agresiva de “Prologue”, delicada en “Village Crazy Lady” o ligera en “Battle of Wills”, así como los coros misteriosos en “Cavern” y épicos en “The Ocean chose you”. Asimismo para dulcificar el tono emplea maderas suaves en “The Hook”, y para generar sentimiento usa la cuerda en “Tala´s Deathbed”, acudiendo a un crescendo motívico de caracter heroico previamente presentado.

La acción sigue siendo una de las especialidades musicales de Mancina, y así lo demuestra en pistas como “Kakamora” o “Great Escape”, de trepidante y rítmica construcción polirrítmica para percusión y metales. Los coros maoríes se fusionan con la orquesta en las mejores piezas de la partitura, “Te Ka Attacks” y “Sails to Te Fiti”. La recta final con la grandiosidad coral de “Te Fiti Restored”, el exultante colorido étnico de “Voyager Tagaloa” y “Navigating Home” o el cierre festivo de “The Return to Voyaging” (con reminiscencias a “Speed 2: Cruise Control” (1997)), hacen de la banda sonora de “Moana”, de Mark Mancina, un delicioso recorrido musical que acaba sabiendo a poco.

Reseña de Ignacio Garrido Muñoz.