David Newman ha tenido la -discutible- mala suerte de proceder de una familia con demasiado talento y de vivir sus mejores años en un periodo en el que el neosinfonismo williamsiano post “Star Wars” se encontraba en auge, conociendo muchos nombres coetáneos propios con marcada firma autoral y superiores resultados musicales a los suyos (Broughton, Poledouris, Horner, Silvestri…). No obstante sigue siendo un Newman y su innegable capacidad melódica y orquestal, su facilidad para los clichés resultones y su inagotable vena cómica le brindaron auténticos momentos de gloria, que podemos encontrar en su mayoría dentro de la colaboración mas fructífera y longeva de su carrera junto a un siempre estimable Danny DeVito en funciones de realizador. De esta dupla surgen joyas como “The War of The Roses”, “Matilda” o “Hoffa”, pero fuera de ella también posee pequeñas maravillas que sin duda pasaron demasiado desapercibidas en su momento de estreno por el aluvión de grandes nombres copando el interés y los focos del aficionado.

La banda sonora de “Operation Dumbo Drop” de David Newman es una de esas obras aparentemente menores que contienen, sin embargo, las mejores esencias y formas de su compositor. Imponente tema central de cariz épico, étnico y aventurero (“Opening”), dinámicas piezas de acción con arrollador tour de forcé final (“Operation Dumbo Drop”) y variadas piezas cómicas de gran colorido (“Botat and Lihn”), al tiempo que emotivos y bien desarrollados pasajes líricos (“Farewell”). La edición discográfica incluye tan sólo cinco pistas y 24 minutos, pero es material suficiente como para apreciar la enorme capacidad descriptiva de un David Newman que pese a su convencionalismo habitual a la hora de abordar las tramas que ilustra musicalmente, aquí resulta inspirado y espectacular.

Reseña de Ignacio Garrido Muñoz.