Orquestador de algunas de las últimas obras de Howard Shore y Alexandre Desplat, alumno de Conrad Pope y joven promesa, el compositor Chad Cannon está abriéndose camino como autor integral en el difícil panorama audiovisual contemporáneo. Su especialización en la música étnica oriental le ha facilitado la participación en sus dos primeros trabajos editados, uno la composición junto a Ye Xiaogang de la banda sonora de “The Cairo Declaration”, el otro la partitura del documental “Paper Lanterns” que edita con pulcritud y buen gusto Quartet Records. La obra se enmarca dentro del minimalismo ecléctico de Desplat y el detalle instrumental y orquestal de Pope (recordemos su estupendo trabajo para “Pavilion of Women” (2001)), completando un variado y  rico tapiz musical que recorre estilos y estados de ánimo con inusual solvencia para tratarse de un compositor tan joven.

La banda sonora de “Paper Lanterns” de Chad Cannon arranca con un tema central cíclico y melancólico para maderas y flauta japonesa, seguido de una sentida cuerda, conoce variaciones dulces como “I searched all 50 states to find you” con violín y trompeta solistas destacados (y ecos a Christopher Gordon), y se intercala con pasajes más animosos como el motivo ondulante -que sugiere movimiento y búsqueda- de “Remembering Ralph and Norman” adornado con pizzicatos y chelos. La sonoridad étnica se luce en “Jijitsu Dake Denakute” (y posteriormente en “Nakamura´s Account”) mezclándose con el minimalismo más estandarizado, aunque elegantemente resuelto, a lo Philip Glass. Pasajes vivarachos con resonancias al “Boléro” de Maurice Ravel como “A Letter from Hiroshima”, fluyen entre pistas de mayor nivel emocional como “Ikachi Welcomes Ralph” que con una sencilla pulsión motívica, cuerda de acompañamiento y lírica flauta, evoca sensaciones profundas. La tragedia rememorada de “Memories of the Battleship Toné” con intensos violines y metales, continúa con mayor desolación y patetismo en “I Was inside the mushroom cloud” en forma de lacerante estudio para cuerda.

Las cuatro últimas pistas abandonan el dolor, abriéndose a la reflexión melódica instrumental de “Flowers on two graves” (pista más extensa del trabajo) que recupera el tema central, proponiendo una liberación progresiva de intensidad en “Why I did it” en la que se pasa de lo cíclico a lo grave hasta casi difuminarse y dar paso al gran momento de la partitura en “The Perseverance of Mr. Mori”, sobre cuya base repetitiva para piano se va construyendo una nueva melodía esperanzadora y sugerente para cuerda y maderas con intervenciones de una hermosa voz solista y la flauta japonesa que cierra el círculo conceptual, alcanzando una emoción embriagadora. Emocionar con la música audiovisual es un logro al alcance de muy pocos -circunstancias mediante- hoy día, por lo que resulta un motivo a celebrar y el que nos ocupa un título a recomendar abiertamente. La banda sonora de “Paper Lanterns” de Chad Cannon se cierra con una versión cantada por Mai Fujisawa del tema central, broche exquisito para esta magnífica composición.

Reseña de Ignacio Garrido Muñoz.