La banda sonora de “Power Rangers”, de Brian Tyler, propone a nivel audiovisual, exactamente lo que se espera de un producto industrial prefabricado con el máximo objetivo de audiencia posible y condimentado con las gotas pertinentes de la posible nostalgia que los Power Rangers pudieran provocar dentro del mencionado público. Es por ello que el sonido global del trabajo resulte calcado de la saga “Transformers” de Steve Jablonsky, tanto en ritmos como en elementos electrónicos continuos, pero sin olvidar el elemento orquestal grandilocuente con el que Tyler saber manejarse con soltura, aparte de unos asideros motívicos reconocibles que cumplan con la parte narrativa convencional. No faltan las inevitables referencias al Batman de Zimmer (“Zordon Awakes”), al Bourne de Powell (“The Lost Ship”) y por supuesto al tema original de la serie televisiva que se adapta, obra de Haim Saban y Shuki Levi, en momentos clave como “Let´s Ride” o “End Titles”. Todo funcional, todo predecible, todo perfectamente encarrilado desde el minuto uno hasta el final dentro de la corrección estética que domina este tipo de empresas.

El músico consigue aportar algo de contenido emocional con un tema central definido en una sencilla línea ascendente de seis notas de tono heroico y noble, que hace inmediata aparición en “Power Rangers Theme”, y se retomará posteriormente en pistas como “Seek those who are worthy”, “You were born for this” o de forma contemplativa en “Confessions” -quizás el mejor momento- y en “Be who you want to be”. Aparte de este tema, un corte destacado puede servir para describir el conjunto de la obra; en “Magazord” asistimos a un batiburrillo de sonoridades modernas donde primero se cita la intensidad cíclica de la banda sonora de “Captain America: Winter Soldier” de Henry Jackman (o su adaptación para “Mad Max: Fury Road” de Junkie XL), se pasa a un fragmento percusivo y rockero más cercano a los gustos de Tyler, para acabar con referencia a la banda sonora de “Tron Legacy” de Daft Punk (otra de las grandes expoliadas en la disciplina de última hornada, a la que acudirá en más de un pasaje como “The Morphing Grid” o “The Zords”). Esta es la tónica general de la partitura. Todo ello hace de la banda sonora de “Power Rangers”, de Brian Tyler, otra muesca insustancial más en su listado de blockbusters sonoros sin personalidad o rasgo definitorio alguno.

Reseña de Ignacio Garrido Muñoz.