La banda sonora de “Robinson Crusoe and Man Friday” de Maurice Jarre fue creada para acompañar las imágenes una olvidada miniserie francesa de tres episodios dirigida por el realizador Gérard Vergez en 1981 e inspirada en la novela de Michel Tournier. El músico ya había coqueteado con la pequeña pantalla en trabajos previos como “Jesus of Nazareth” (1977) o “Shogun” (1980) y aquí volvió a dejar constancia de su talento.

El trabajo arranca con una canción, “Chanson de Speranza” interpretada por Alexandra Brown, cuya mejor versión no obstante es la instrumental que finaliza el primer disco de la edición doble aquí comentada (tras una sencilla previa de la misma discográfica y el LP original). Acto seguido Jarre nos obsequia con una de sus animosas marchas durante “Générique Début” que retomará con pompa y circunstancia en “Ton nom sera Speranza” o de modo aventurero en “Le Pluie”, para desglosar luego el tema central de modo exquisito con madera y arpa durante “La Clepsidre”, o susurrado por una envolvente voz femenina en “Speranza”. Una nueva y sencilla melodía para coro y las queridas por el compositor Ondas Martenot hace su aparición en “La vision de Lucy”, mientras que las marchetas militares de aires cómicos y firma inconfundible de “Alerte” o “Inauguration” amplían el colorido temático.

La acción tiene presencia en un par de momentos destacados como el inicial “Le naufrage” o el étnico “Poursuite des Indiens”, mientras que el empleo del saxo en pasajes amenazadores que se tornan en líricos y optimistas como “La ventre de Speranza” ofrecen toda la variedad de registros imaginables que un maestro de la música de cine como Jarre es capaz de entregar incluso dentro de obras -mal llamadas- menores de su catálogo. La electrónica ominosa de “La Secheresse”, la agresiva percusión polifónica de “Le Tremblement de Terre”, la velada cita al Dies Irae en “La fin de l´incendie” o el bucólico pasaje para cuerda lírico y animoso primero y intimista después de “La Reconciliation”, son muestras abundantes de lo apuntado. La banda sonora de “Robinson Crusoe and Man Friday” de Maurice Jarre ofrece una pequeña (aunque un poco extensa) y agradable muestra de la personalidad musical única de uno de los grandes nombres de la disciplina.

Reseña de Ignacio Garrido Muñoz.