La banda sonora de “Suburbicon”, de Alexandre Desplat, ha pasado extrañamente desapercibida por la tibia acogida de la película a la que acompaña, aun siendo uno de los trabajos más notables surgidos dentro del mainstream americano del año 2017. Este thriller satírico ambientado en los años 50 está dirigido por George Clooney, que ha vuelto a contar con el talento del músico parisino para acompañar sus imágenes, como ya lo hizo con la soberbia banda sonora de “The Ides of March” (2011) y en la también meritoria “The Monuments Men” (2014). Desplat parte de ideas familiares y usa referencias reconocibles como Elmer Bernstein o Miklos Rozsa en ciertas pinceladas ocasionales, pero construye alrededor y por encima de las mismas un discurso propio tan sólido como inteligente, en el que desgrana su ácido comentario sobre la frágil y superficial felicidad americana familiar del periodo descrito. Arranca con la vivaracha y rítmica, casi jocosa, melodía principal de “Welcome to Suburbicon”, con el estilo retro de los comerciales televisivos de la época y ecos a aquellos coloristas temas de barrio de Jerry Goldsmith para Joe Dante (“Gremlins”, “Explorers”, “The Burbs”), pero imprimiendo sobre la misma una pátina de burla con el exceso de su orquestación en los coros femeninos. Acudirá a la misma al final con la divertida variación “Suburbicon Good Night”, dejando al oyente con ganas de un mayor desarrollo de este tema.

Desplat se muestra más profundo con la segunda melodía importante de la partitura, “Friends”, una pieza con aires a John Williams, de sabor netamente americano, noble y honesto, para cuerda y metales que volverá de forma circular en la conclusión de “Playing Catch in the Sun”. Pasa al drama contenido de “A Prayer for Rose” con un inquietante piano, aumentando el contenido misterioso en “7000 Apples” con pizzicati o en “Men in the House” con densa cuerda. El interludio cómico cercano al tango de “Bud Cooper” (idea continuada de forma menos amable en “Sweet Coda”) da paso al fragmento para madera y piano puramente desplatiano en “The Line Up”. Igualmente destaca la hermosa pista “What Did You Do”, esperanzadora y luminosa, contrastando con la amenazadora “Mrs Lodge Called”. También resalta el jazz sensual de “Blonde” y el portentoso fragmento de acción “Unlucky Bud” (donde las referencias a Bernstein, a Rozsa e incluso a Alex North se funden de forma prodigiosa). La violencia contenida y la oscuridad se despliegan en “Falling Apart”, para volver a estallar en “Nicky Trapped”, con Bernard Herrmann asomando entre las costuras. Mientras que la resolución de “Aftermath”, primero liberadora aunque grave, se suaviza en “Sunday in Suburnicon”, haciendo de la banda sonora de “Suburbicon”, de Alexandre Desplat, una de las más interesantes y elaboradas de la temporada.

Reseña de Ignacio Garrido Muñoz.