La banda sonora de “The Bourne Supremacy” (2004) de John Powell supuso la confirmación destilada de que el estilo minimalista, percusivo y de mixtura electro-sinfónica de su capitulo sonoro inicial para la saga Bourne había venido para quedarse. Dando un paso más hacia delante, el músico pule el concepto original de “The Bourne Identity” corrigiendo sus pequeños errores (pasajes algo monótonos o de cíclica estática sin evolución o contrapunto interesante) amplificando la expresividad de los temas ya compuestos entonces -en especial del motivo principal- aportando mucha más energía y amplificación del aparato sinfónico en más contundencia y amplitud de las secciones de cuerda y metal. El casi inmediato arranque de “The Drop” con renovada fuerza motriz, o las brillantes variaciones de “To The Roof” y “Berlin Foot Chase” en términos de urgencia logran alcanzar y mejorar si cabe el acertado tono pulsatil primigenio, haciéndolo más incisivo y virulento.

El componente trágico de la historia, que arranca rememorando la melodía original en “Goa” y la secundaria (asociada a la compañera de Bourne y de bella rendición para madera en “New Memories”) de forma rítmica en la misma pista, se torna en emocionante con una bella y afligida versión elegíaca en “Funeral Pyre”, cuya revisitación final en “Atonement” deja abiertas las puertas de la saga de forma esperanzadora. También se dinamiza el suspense con efectos electrónicos elaborados como los que se aprecian en “Nach Deutschland” (que rememora el motivo de “Taxi Ride” del capítulo musical previo) o en la propulsiva “Moscow Wind Up”, conviertiendo la acción en demoledora, cercana a un techno trepidante en el corte más adrenalínico de todo el trabajo “Bim Bam Smash”. Es por ello que la banda sonora de “The Bourne Supremacy” de John Powell supone una modélica secuela musical, basada en una fusión de elementos conocidos, pero conjugados con gran brío y llevados hasta el siguiente nivel de sus posibilidades expresivas.

Reseña de Ignacio Garrido Muñoz.