La banda sonora de “The Lego Batman Movie”, de Lorne Balfe, propone la esperable sucesión de lugares comunes y clichés sonoros que se demandan a este tipo de productos en manos de compositores de segunda fila como Balfe, convertidos en emuladores clónicos del estilo de sus maestros (Hans Zimmer, John Powell) o de quien sea menester. De este modo, poco queda aquí de la refrescante y vivaracha composición de Mark Mothersbaugh para la banda sonora de “The Lego Movie”, que además aportó una memorable canción al imaginario popular con “Everything is Awesome” (nominada al oscar). Excepto quizás una nueva versión de dicha canción, obra de Richard Cheese en versión ligera para piano. El nuevo encargado de la música original se limita a hacer de todo, excepto ser original.

Arranca con la extensa pista “Black”, un megamix de las ideas de Zimmer para su Caballero Oscuro pasado por la batidora de Steve Jablonsky para “Transformers” y pizcas melódicas del Batman animado de Shirley Walker. Un motivo jovial para teclados con aires a John Powell aparece en “The Arrival of Robin” y otro heroico -típico de la casa- en “No Seat Belts Required”, animan algo la pulsión constante. Pero la acción cíclica y percusiva continúa en “Your Greatest Enemy”, “Joker Crashes the Party” o “To Cage the Joker”, entre los que parece colarse el tema del Joker de Zimmer para “The Dark Knight”. Algunas pistas, que mezclan con simpática anarquía sonoridades dispares (coros, saxo, funky), como “Open for Business” o “Chaos in Gotham”, pierden terreno contra la estandarización masiva de “Lava Attack”, el sucedáneo de requiem para “For Your Own Good”, el crescendo pseudo épico de “The Babs Signal” o el estruendo caótico de “Battle Royale”. Todo ello hace de la banda sonora de “The Lego Batman Movie”, de Lorne Balfe, un inocuo e insustancial cajón desastre sin entidad o gracia.

Reseña de Ignacio Garrido Muñoz.