De nuevo es la banda sonora de “The Paradise”, una serie de la BBC de calado dramático e histórico, la que hará las delicias del aficionado a la música audiovisual más cuidada y exquisita. Su compositor, el relativamente desconocido Maurizio Malagnini, proviene del ámbito clásico y su formación académica de diez años en Italia donde interiorizó la sensibilidad de la Opera italiana con finura así como la de los grandes músicos de cine de su país le configuran como uno de los nuevos talentos más prometedores del panorama internacional. De este modo Rossini, Puccini, Rota y Morricone parecen mezclarse en su música sin olvidar la época que transita, añadiendo pizcas de la polivalencia de Desplat y la elegancia de Fenton en su discurso. Un collage sonoro de muchos kilates que se traduce en una sucesión de éxitos poco mentados por el fandom por su obcecada persistencia en fijar el oído tan solo en latitudes americanas y sucedáneas, pero que sin embargo ha facilitado a Malagnini la creación de la serie animada “Muddle Earth” nominada a los Bafta en 2010 y con ella trabajar con la BBC Philarmonic Orchestra, punto de inicio una colaboración fructífera y estimulante que culmina con la banda sonora de “The Paradise”, inspirada en la novela de Émile Zola acerca de las vidas de los trabajadores de las Galerías Paraíso sitas en el norte de Inglaterra a finales del siglo XIX.

Este trabajo, de vena profundamente melódica, vivaracho y sentido, ofrece un recital de sensibilidad, desarrollando hermosas piezas de gran lirismo y prácticamente desconocida intensidad emocional en la música audiovisual contemporánea. Articula sobre dos temas destacados el grueso de su arquitectura, siendo el inicial que abre el disco en “The Paradise Lovebirds” un scherzo pegadizo y jueguetón que transmite vivacidad y dinamismo, mientras que el segundo es un bellísimo tema de amor desarrollado plenamente en la pista “We will never know”. Sucesivos temas y motivos como un allegro de tono animado en la vena de la mejor Rachel Portman o pasajes dramáticos que recuerdan al James Horner más definido y sentido de antaño van enriqueciendo a cada nuevo pasaje la riqueza expresiva y el desarrollo dramático del relato hasta configurar una obra arrebatadora. El cd editado, una vez más, por la discográfica Silva Screen resulta tan pulcro como la música que contiene, convirtiendo la banda sonora de “The Paradise” de Maurizio Malagnini en una delicia que ningún aficionado debería pasar por alto.

Reseña de Ignacio Garrido Muñoz.