Cuando la estrella de Basil Poledouris se fue apagando, relegada a proyectos secundarios y de escasa repercusión comercial en los últimos compases de su carrera, aun se podía saborear en las pequeñas aportaciones finales de su catálogo el buen hacer de un talento perenne en cuanto a su forma de entender y componer música para el cine. A este pequeño reducto de obras menores pero reivindicables se adscribe la banda sonora “The Touch”, cinta coreana de aventuras con Michelle Yeoh como protagonista. El compositor de Kansas recurre a una orquestación étnica, dinámicos bloques percusivos y acompañamiento dramático o heroico de cuerdas y metales respectivamente cuando la situación lo requiere. No inventa nada nuevo pero cumple sobradamente con las reglas básicas de asociación temática y situacional, aportando sensibilidad, sabiduría y elegancia, que funcionan por encima de las exigencias del relato.

El arranque con “Legend of the Touch” supone uno de los mejores instantes de toda la partitura, una melodía de calado oriental y maneras pentatónicas deslizadas con elegancia sobre un tema hermoso y de aire elegíaco que se torna en un etéreo pasaje rítmico electrónico, donde una nueva melodía de filiación inconfundible esparce su épica con un halo sugerente y mágico. Una apertura apabullante que por desgracia queda rápidamente diluida en pistas mucho más complacientes y de relleno tras su inmediata continuación en la variada “The Monkey King Enthralls” con la introducción de una estimulante polifonía para percusión y crescendos aventureros. Esta uniformidad ambiental surge en el dramatismo contenido de “The Heart of Don Huang” o durante la comicidad percusiva de “In the Heart of the Night”.

Pero, como siempre, Poledouris se redime de la mediocridad imperante del grueso de las imágenes a las que acompaña con las variaciones de su lírico y hermoso tema central en “Memories of Days Gone” y “Healing of Hearts”. Igualmente destacables resultan algunos pasajes de acción como “Trouble Under Blue Skies” y el emocionante “I´ll Never Leave You”, la ominosa intensidad de “Farewell King Soul” o los patrones rítmicos iniciales de “Secrets Revealed” que nos retrotraen a la absorbente aridez de la estupenda “Breakdown” con poderoso desarrollo para cuerda y metales posterior. El tour de force del score lo encontraremos en el extenso bloque “Destiny Awaits” de más de doce minutos de duración, donde la acción y el drama se conjugan hábilmente con cinéticos fragmentos impulsivos, tensos interludios de suspense y épica fanfarria final. La coda al mismo en la liberadora “I Believe”, con retazos etéreos, recupera el tema central dando paso a “Time to Choose”, que cierra el trabajo con una sensibilidad inconfundible y pinceladas de humor, haciendo de la banda sonora de “The Touch” de Basil Poledouris una pequeña pero muy disfrutable composición.

Reseña de Ignacio Garrido Muñoz.