La banda sonora de “Un monstruo viene a verme” (“A Monster´s Call”), de Fernando Velázquez, supone la depuración estilística del músico español a la hora de versionar la música de cine americana neo sinfónica de John Williams y Jerry Goldsmith, así como la de discípulos adelantados como Bruce Broughton o James Horner. Si el compositor ha dejado apreciar previamente en su trabajo el sello de estos autores -en especial de Williams-, su nueva colaboración junto a J.A. Bayona consigue un equilibro, hasta ahora inédito, en el que la referencia estética se limita a respaldar conceptualmente, mientras que la voz musical aflora con personalidad propia en su exquisito tema central y en las ideas secundarias que complementan la banda sonora de “Un monstruo viene a verme”. De este modo se hace patente la evolución cómplice de Velázquez con su director de confianza, que desde el tremendismo pirotécnico de la banda sonora de “El Orfanato” (2007), hasta la aproximación a Ennio Morrione de la banda sonora de “Lo Imposible” (2012), consigue ahora dar el salto referencial para lograr una partitura con entidad propia, que pese a su notoria incidentalidad, supera con creces a las anteriores en el detallismo de su escritura y la delicadeza de su aplicación.

La pista que abre la composición, “Conor Wakes Up/Main Title”, presenta el tema principal de cariz entre infantil, misterioso y fantástico, una suerte de melodía fabulística para cuerda, piano y maderas, donde la idea del cuento narrado y la evasión de la realidad se funden con sugerente capacidad melódica. Un arranque portentoso que continúa con “Drawing”, pieza tensa y sostenida con apuntes de orquestación que deslizan una sonoridad cuasi mágica, dando paso a “The Monster Wakes Up” de ominoso y rutilante poderío orquestal con protagonismo de percusión, coros y graves metales. Momentos situacionales intermedios como “Crisis”, “The School” o “A World Destroyed”, siguen siendo los puntos débiles de Velázquez por su desdibujada incidentalidad dramática, aunque sean los menos del trabajo. Los relatos internos títulados “The First Tale”, “The Second Tale” y “The Third Tale”, se llevan obviamente los fragmentos más elaborados de la banda sonora, con cuidadas y extensas páginas donde el músico se nota concentrado y cuya ambientación entronca con similares ideas de James Newton Howard para “The Lady in the Water” (2006), “Snow White and the Hunstman” (2012) o “Malefica” (2014), todos ellas fábulas de contenido fantástico.

El tema central se retoma luminoso en “Home Alone/Dad Arrives” y sentido en “I Wish I Had a Hundred Years”, mientras que la acción se desarrolla con agresividad contundente en “The Second Encounter” o “Break Things”, y otros fragmentos contemplativos como “Big Dreams” van preparando el tono para su conclusión trágica durante la sostenida pista “The Truth” (con aires a Giacchino). El cierre hermoso y sosegante para cuerda de los “End Credits” (que añade una inspirada variacion del tema proncipal como coda final) pone un magnífico broche a la banda sonora de “Un monstruo viene a verme”, de Fernando Velázquez. Quizás la mejor de su carrera hasta la fecha. Su edición discográfica corre de cuenta de Quartet Records, e incluye dos versiones de la canción “Tear up this town”, del popular grupo Keane, que suena en la película.

Reseña de Ignacio Garrido Muñoz.