Los valores musicales de los que hace gala la banda sonora de “Zootopia” de Michael Giacchino entroncan de lleno con las líneas estéticas de la compañía que produce la película: Disney. De hecho, si quisiéramos simplificar la descripción de este nuevo trabajo del compositor americano, tendíamos en la composición “The Wild” de Alan Silvestri su referente previo más claro y directo (no en vano los dos cortes que abren la selección, “Stay Fright” y “Grey’s uh-Mad at Me”, recuerdan al uso silvestriano de cuerdas, percusión y metales). No solo se asemejan en contundencia sonora de ejecución y descripción incidental variada y colorista, sino en intenciones narrativas y aproximación conceptual a un mundo -el propuesto por la película- poblado de animales parlantes antropomorfizados, similar en ambos casos en términos de escenario o marco para la aventura central.

Giacchino sin embargo desliza rápidamente hacia su terreno el discurso y la evolución estética interna de “Zootopia”, logrando un más que loable ejemplo de compromiso autoral, respetando tanto las reglas exógenas de la productora, como las endógenas del género animado (puede incluso que el temp-track arriba apuntado) y encajando entre ellas su sello estilístico sin perder soltura o fluidez en el diálogo audiovisual. Quizás podamos echar en falta un tema central más memorable y de mayor presencia al lírico, ajustado y lostiano “Not a real cop” que vertebra la obra con delicadez y emotividad contenida (y recuerda a su anterior “Inside Out“) retomándolo en momentos claves como “The Nick of Time”, pero el músico compensa esta ausencia con una ristra interminable de ideas complementarias como el dinámico motivo para percusión caribeña y combo jazzístico de “Walk and Stalk”, las sonoridades afrocubanas -con coros- de “Ticket to Write”, la juguetona melodía para guitarra, glockenspiel y madera de “Foxy Fakeout”, el mickey-mousing frenético de “Hopps Goes (After) the Weasel”, la fantasía bollywoodiense de “The Naturalist” (que continúa su propuesta para “Mission Imposible: Ghost Protocol” en las pistas “Mood India” o “Mumbai´s the Word”) o el acordeón, balalika y violín de “Mr. Big”.

La firma inconfundible del compositor se despliega en el último tercio del trabajo con el trepidante “Case of the Manchas” de gran fuerza rítmica y percusiva, el crescendo épico orquestal de “A Bunny Can Go Savage”, así como durante los pasajes de acción y suspense “Ramifications” y “Ewe fell for it”. El primero usa la base rítmica para cuerdas del fantástico pasaje “Out for a Run” de -otra vez- “Mission Imposible: Ghost Protocol” culminando un acelerado e intenso bloque pleno de urgencia, y el segundo supone el tour de force de la partitura por su recorrido musical aventurero, intrigante, agresivo, cómico-ligero y finalmente liberador, ensamblando sin fisuras un collage desarmante. El compendio final, “Suite from Zootopia”, resume las virtudes (variedad, colorido, sobriedad) de la más que agradable banda sonora de “Zootopia” de Michael Giacchino.

Reseña de Ignacio Garrido Muñoz.