Opinión

Las mejores bandas sonoras de 2018



Vencido el año de audiciones y con las inevitables ausencias por desconocimiento y posible despiste u olvido, pasamos a desglosar, con breve comentario añadido, el listado de las que, consideramos desde BandaSonora.Org, han sido las bandas sonoras más destacadas del año 2018, que como en pasadas ocasiones dividimos entre cinco principales y una serie de títulos adicionales que merecen tenerse en cuenta.

1) “Quien te cantará” de Alberto Iglesias. Resulta irónico que la mejor banda sonora de 2018 (la segunda mejor según según esta web también comparte esta característica) solo haya recibido lanzamiento en formato de descarga digital. La sutileza (referencial a una de las pasiones confesas del compositor: Toru Takemitsu) mayestática del músico se suma a su mejor catálogo camerístico, melódico y conceptual. Una obra maestra que sigue pidiendo a gritos una edición discográfica en formato físico.

2) “Museo” de Tomás Barreiro. Con motivo de su estreno ya nos percatamos del poderío y riqueza sonora de este trabajo, deudor de una serie de referencias folclóricas a la música mexicana y a Silvestre Revueltas. Una amalgama abrumadora e impactante.

3) “Suspiria” de Thom Yorke. La entrada del cantante y compositor de Radiohead en la música de cine, se salda con un éxito a la altura de las aportaciones de su compañero de banda Jonny Greenwood, con una partitura etérea, lacerante, malsana y bellísima.

4) “Hereditary” de Colin Stetson. El género de terror suele ser reclamo de clichés y lugares comunes, donde solo unos pocos se atreven a ir más allá de las convenciones. Stetson ha alcanzado ese lugar reservado para los auténticos creadores de miedo musical.

5) “Disobedience” de Matthew Herbert. La segunda banda sonora de Herbert pasa a consolidarle como uno de los talentos musicales más interesantes de la disciplina contemporánea. Con esta partitura lánguida, ensoñadora y desasosegante, las aristas emocionales de la relación de las protagonistas de la cinta, alcanzan cotas expresivas mucho más notorias y sutiles que las que la propia película logra exponer.

El título más destacado que se queda fuera de la terna finalista, en dura pugna y por mera cuestión de espacio (ya que estamos hablando de un ex-aequo en toda regla), es la banda sonora de “Colette” de Thomas Ades, otro recién llegado a la música audiovisual (de la clásica) con mucho que decir en elegancia y capacidad melódica. El también inglés Dan Jones entregó un exquisito trabajo con “On Chesil Beach” y otro de los nuevos nombres británicos a tener en cuenta, Christopher Willis hizo lo propio con ecos rusos de altos vuelos para “The Death of Stalin”. Cerrando el cupo Clint Mansell con “Happy New Year, Colin Burstead” y Gary Yershon con “Peterloo”. Del mismo continente destaca la banda sonora televisiva de “Patrick Melrose” del alemán Volker Bertelmann (Hauschka) y la cita anual (con doblete) del francés Alexandre Desplat con “Isle of Dogs” y “Operation Finale”. En tierras españolas la banda sonora de “En las Estrellas” de Iván Palomares y el otro notable trabajo de Alberto Iglesias para “Yuli”.

Al otro lado del charco tres nombres propios americanos destacan por su continuidad y gran nivel a lo largo del año; el recién llegado Nicholas Britell con “If Beale street could talk” y “Vice”, el veterano James Newton Howard con “Red Sparrow“, “The Nutcracker and the Four Realms” y “Fantastic Beasts: The Crimes of Grindelwald”, así como el ecléctico Mark Mothersbaugh con la paródica pero jugosa “Holmes & Watson”, el festival de diversión de “Transylvania Hotel 3” y la descacharrante variedad de la serie de televisión “Disenchantment”. En el terreno algo más independiente merece la pena apuntar “Under Silver Lake” de Disasterpiece, así como la música de las series “The First” de -otra vez- Colin Stetson, y “Mars” con banda sonora de Brian Reitzell. Acabamos con la notable “First Man” de Justin Hurwtiz , la recuperación de Alan Silvestri con “Welcome to Marwen” y el espectáculo sinfónico de John Powell para “Solo: A Star Wars Story“.