La banda sonora de “Breaking and Entering” bebe, como de costumbre en el drama actual, de cierto cáliz minimalista, y los responsables de la misma Gabriel Yared y sus colaboradores para la ocasión, los integrantes del grupo de música electrónica Underworld, Rick Smith y Karl Hyde, basan su creación en una reducida paleta temática y acústica con elementos de sobra conocidos por el oyente habitual de estos ambientes introspectivos, como son las reiteraciones rítmicas con apuntes percusivos, voces solistas o familiares efectos electrónicos como el que se puede apreciar en el corte “Sad Amina”. No obstante todo este juego de tonalidades, es abordado con el singular planteamiento de alguien (el compositor libanés, obviamente) que desea llevar esas facetas conocidas hasta un terreno menos convencional, hacia un planteamiento propio basado en la búsqueda de la esencia misma de esas sonoridades.

La construcción de Yared se plantea inicialmente poco audaz e incluso acomodaticia con el tono distante de “A thing happens”, de gélida cuerda y sintetizadores, para acto seguido anunciar la fusión de la modernidad electrónica con el clasicismo del piano y el cello en “St. Pancras”. Se va ampliando la expresividad según avanza la escucha atenta, con pasajes más afortunados como el atractivo “Hungerford Bridge” o su continuación en “We Love Bea”. El sonido romántico y relajante del compositor se imprime plenamente en el tema para piano “Will and Amina” (quizás el mejor del disco), con todo el sabor del buen jazz del autor como poso de una pieza excelente. El teclado seguirá teniendo una importante presencia en otros momentos como “Primrose Hill”, aunque su factura new age busque un ambiente más fugaz y etéreo.

Pasajes como “So-Ree” recuerdan en su cromatismo el ambiente ensoñador del grupo islandés Sigur Ros, referencia buscada por el director de la cinta para la partitura. Otros momentos resultan más convencionales, como “Happy Toast” o “Monkey Two”, pero se trata de pecata minuta en un conjunto cohesionado y lúcido a la hora de plasmar lo contemporáneo de la historia y los sentimientos que en ella se explroan. De este modo los cortes se suceden hasta el tour de force final “Counterpoint Hang Pulse”, de más de trece minutos de duración, donde a modo de resumen, se expone toda la variedad temática e instrumental de la que Yared, Smith y Hyde, han hecho gala a lo largo de la banda sonora de “Breaking and Entering”.

Reseña de Ignacio Garrido Muñoz.