El personaje que abrió realmente la brecha (el interesante pero fallido “Hulk” de Ang Lee no parece contar a estas alturas) del éxito dentro del despliegue del universo Marvel en la gran pantalla fue Iron Man. El motivo principal de dicho éxito fue -y sigue siendo- la acertada elección de su carismático protagonista, un resucitado Robert Downey Jr cuya creación de Tony Stark parece un traje a medida de su propio alter ego cinematográfico. Musicalmente Ramin Djawadi inauguró la saga con un tono moderno, entre electro sinfónico y roquero bastante acertado, pero carente de la fuerza y presencia necesarias para hacerle meritorio de su continuación. John Debney lo intentó con más pena que gloria en la primera secuela, aportando algo de soplo sinfónico convencional, pero no logró perfilar nada realmente interesante.

La banda sonora de “Iron Man 3” de Brian Tyler supone la confirmación de que el talento y éxito de este compositor se inclinan del lado de la oportunidad y la visión comercial más que de la creatividad musical. Tyler se muestra más avispado que sus predecesores, cogiendo el tono moderno del primero y el empuje orquestal del segundo para crear un producto compacto y rotundo que en su trepidante sucesión de clichés perfectamente ejecutados avanza a toda velocidad con impecables maneras. Crea un tema heroico y pegadizo que sabe usar en los momentos oportunos y que resulta más ambicioso que el de Djawadi y definido que el de Debney (usando las armas sinfónicas de este con mejor tino), para contraponerlo a un motivo oscuro y sinuoso bañado en electrónica. El resto se mueve entre adrenalínicas piezas de acción con adecuado sentido del espectáculo y cierta progresión en su intensidad, que se conjugan agradablemente con el material temático. Un trabajo digno -superior a previas aportaciones a la saga Iron Man- que ejemplifica el por qué Brian Tyler está tan bien considerado dentro de la industria y ha tomado las riendas musicales de Marvel.