La misión continúa gracias a Tom Cruise y su aparente juventud eterna. Pero como productor de la saga y responsable máximo de la producción final de cada nuevo capítulo, también debemos agradecerle -aparte del impecable acabado técnico y entretenimiento innegable de las cintas- que su banda sonora haya mantenido por norma (si no tenemos en cuenta el segundo y algo macarra capítulo de la mano de Hans Zimmer) unos parámetros estéticos coherentes con la propuesta de Danny Elfman para la película inaugural, donde la música incidental bebía de las fuentes primigenias del serial televisivo ofrecidas por Lalo Schifrin (inmediatez sonora, desarrollo temático y motívico, interrelación y progresión de ideas, preponderancia de instrumentos y orquesta, etc…), pero aumentadas y potenciadas para la ocasión de la gran pantalla. Nada que objetar en estos términos, la banda sonora de “Mission Impossible: Rogue Nation” de Joe Kraemer continua con buenas formas lo expuesto por el citado Danny Elfman primero y Michael Giacchino después. De hecho, Kraemer es el músico que más y mejor explota la memorable melodía central de Schifrin, ejecutando variaciones motívicas admirables como la que abre la banda sonora con “The A-400” y la cierra con “Finale and Courtain Call”.

El tema del recordado capítulo “The Plot” de Schifrin que también usaron Elfman y Giacchino vuelve a recuperarse con versiones magníficas en pistas como la ecléctica “The Syndicate” o la extensa “The Torus”. Dentro de la corrección formal del conjunto destaca el portentoso tema asociado al villano que encontramos en su propia pista “Solomon Lane”, una melodía sinuosa para maderas de caracter operístico que se desarrolla como un crescendo orquestal de aires amenazadores y apocalípticos, siendo posiblemente el mejor tema para un malvado de toda la saga. Abundan los pasajes de acción bien planteados y engarzados entre las secciones de la orquesta como el rítmico “Escape to Danger”, los trepidantes “A Flight in the Opera” y “A Foggy Night in London” o el -posiblemente- highlight de la partitura; arrojadizo, polirrítmico y polifónico “Morocco Pursuit”, que en nada desmerece a los grandes momentos de la serie como “Hunting for Jules” de “M-I-3” o “Out for a Run” de “Mission Imposible: Ghost Protocol”, ambos de Giacchino. Del mismo modo, algunas pistas situacionales aderezadas con gusto y presteza (“Havana to Vienna”) dan muestras de escritura detallada y cuidada orquestación. La banda sonora de “Mission Impossible: Rogue Nation” de Joe Kraemer supone un ejercicio de continuidad y una más que capaz muestra de su compositor por mantener viva una forma de componer para el cine con un discurso orquestal sólido, narrativo, coherente, espectacular y propulsivo que en ningún momento pierde el norte con excesos o pirotecnia innecesaria. De lo más disfrutable.

Reseña de Ignacio Garrido Muñoz.