El efecto Oscar en su versión negativa supone la ausencia de trabajo destacado en títulos comerciales para los ganadores del premio. El caso de Gustavo Santaolalla resulta sintomático en apartado de la banda sonora. Al igual que otros compositores antes que el, la consecución de no solo uno, sino de dos premios consecutivos por “Brokeback Mountain” y “Babel”, resultó nefasta para la siguiente etapa de su carrera profesional. Entre sus últimos trabajos con los que ha vuelto a recuperar el ritmo y la presencia en pantalla grande tenemos el que ahora nos ocupa.

La banda sonora de “Relatos Salvajes” de Gustavo Santaolalla arranca con un pasaje rítmico y moderno de mismo título que la película, a medio camino entre la comedia macabra y el costumbrismo pop urbano. “Pasternak” presenta una pista de suspense donde la cuerda evoca a Herrmann. “Las Ratas” supone la continuación algo menos tenebrosa de dichas ideas misteriosas con poso dramático y usando la rítmica y el punteo habitual de su autor para sugerir la pulsión nerviosa requerida. “El más fuerte” supone una de las pistas más interesantes, con disonancias atonales y percusión evocando desquiciamiento y primitivismo sonoro con pericia para acabar con electrónica asfixiante. El guiño autoreferencial de Santaolalla llega en “Bombita” con las reverberaciones para guitarra de su famosa pieza “Iguazu”, tras el cual se desarrolla una enérgica variación el tema central con eco popero y esperanzador. El corte “La Propuesta” es el más extenso y complejo de la obra, donde se evoca la sonoridad árida y hostil que James Newton Howard usase para su “Falling Down”, siendo la referencia nada casual dada la temática de ambas películas. Momentos reflexivos para juegos acústicos solistas dan paso a otros rítmicos que se conjugan con otros para cuerda más emocionales durante esta asfixiante pista, dando paso al cierre de “Babel Short”, un breve pasaje de aires bufos y circenses.

La edición discográfica lanzada por Quartet Records incluye algo más de 22 minutos de la banda sonora original de “Relatos Salvajes” de Gustavo Santaolalla, así como las cuatro canciones más destacadas ajenas a la autoría del compositor argentino, resultando el conjunto un collage tan indivisible de la película como acertado en intenciones. Para adquirir este disco solo hay que pinchar en el siguiente enlace.

Reseña de Ignacio Garrido Muñoz.