La música audiovisual engloba facetas mucho más interesantes y desconocidas que las que solemos limitarnos a tener en cuenta. Si con “Lost” de Michael Giacchino y “Battlestar Galactica” de Bear McCreary se renovó el interés contemporáneo por la composición televisiva de calidad y holgado presupuesto más allá de los documentales de la BBC (las memorables aportaciones de George Fenton) o las mini series y películas para tv de lujo (desde “Masada” o “QBVII” de Jerry Goldsmith hasta “On the Beach” y “Moby Dick” de Christopher Gordon), las aportaciones al mundo del videojuego atraen a nombres consagrados del cine como Hans Zimmer o Brian Tyler (donde ya habían picoteado los grandes de la generación previa como Bruce Broughton) y finalmente el cortometraje recibe ya una aportación más que interesante gracias a trabajos como la banda sonora de “Subterráneo”, de Manuel Ruiz del Corral.

No es casualidad la complicidad mostrada en este corto, puesto que su realizador (Miguel Ángel Carmona) ya había contado con el músico para su proyecto previo “70m2” donde habían dado muestras de una saludable sinergia audiovisual. Con “Subterraneo” se amplifican las sensaciones de aquel trabajo, aumentando el alcance sensorial con una partitura casi omnipresente (casi 9 minutos frente a 14 de duración del corto) dividida en cuatro pasajes “The Bag”, “The Visit”, “The Escape” y “Home”, que bien podrían venir firmados por el Howard Shore de “Seven” o “Panic Room” y que en su juego asfixiante acumulativo de cuerda -sintética- sostenida (dos primeros cortes), se prepara la violencia percusiva (tercero) y una dramática liberación final de gran intensidad (cuarto) cuasi romántica. Un ejemplo de ajuste, contención y dosificación que viste con elegancia y precisión las imágenes a las que acompaña. La banda sonora de “Subterráneo” de Manuel Ruiz del Corral supone la ejemplificación de que se puede (y se debe) componer música de calidad para todos los ámbitos que la demanden.

Reseña de Ignacio Garrido Muñoz.