Desde que compusiera su excelente banda sonora para “El Laberinto del Fauno”, el compositor Javier Navarrete ha trasladado su interés a latitudes más prósperas y proclives a valorar el talento como se merece. Trabajos internacionales como “Sa Majesté Minor” de Jean-Jacques Annaud, “Mirrors” para Alexandre Aja, “Cracks” de Jordan Scott o “Byzantium” de Neil Jordan así lo atestiguan. Y por supuesto Hollywood ha sido otra de sus dianas, la más comercial sin duda y que le ha permitido demostrar su habilidad para mimetizarse con el espectáculo sinfónico sin perder las buenas formas del discurso orquestal. Trabajos aparatosos pero resultones como “Inkheart” de Iain Softley o “Wrath of the Titans” de Jonathan Liebesman suponen el mejor ejemplo de que los compositores españoles son muy capaces de ofrecer lo que cualquier industria demande.

En la línea de estas dos obras se enmarca la banda sonora de “Zhongkui: Snow Girl and the Dark Crystal” de Javier Navarrete, que asimila con gran pericia el sonido oriental que este tipo de productos épico-mágicos (la película dirigida por Peter Pau relata un conflicto entre el cielo y el infierno con la tierra y muchas peleas acrobáticas en medio) suelen contener en su apartado sonoro. Entre los nombres más importantes que han definido ese sonido sinfónico y étnico que el autor de “El Espinazo del Diablo” demuestra conocer y plasmar con habilidad, sin duda Tan Dun es el que destaca por encima del resto. Sus composiciones para “Hidden Tiger, Crouching Dragon” o “Hero” resuenan entre las páginas de Navarrete al igual que Joe Hisaishi y Shigeru Umebayashi o el occidentalismo de Basil Poledouris para “The Touch” e incluso la fantasía coral de Howard Shore para la Tierra Media.

Con todo y pese a la suma inevitable de referencias, encontramos una obertura contundente con “In Heaven”, que seguida del apabullante corte “Underworld” presenta el grueso temático de la composición con gran masa orquestal, coros, voces e instrumentos solistas para un par de motivos líricos bien perfilados, así como arrolladores bloques percusivos para la acción. Nada se deja fuera del tintero y aunque la duración del disco que edita Lakeshore en su nueva serie limitada viene a ser a todas luces excesiva, la audición de la banda sonora de “Zhongkui: Snow Girl and the Dark Crystal” de Javier Navarrete propicia buenos momentos de apreciable belleza como “Snow Girl Dance”, “Lost Soul” o “Snow Girl Vanishes” e imponentes fragmentos de acción un tanto genérica pero disfrutable como “Giant Demon King” o “Frozen”. Lo cual es bastante más de lo que dan otros hoy día.